Mantente informado
Por qué retrasar la ITV cuando hace mucho calor
17916
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-17916,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

Por qué retrasar la ITV cuando hace mucho calor

Las temperaturas altas afectan a los componentes de coche y se elevan las asistencias en carretera. Por el mismo motivo crecen los problemas con la Inspección Técnica de Vehículos (ITV). Si la fecha del examen está cerca, convendría no conducir en exceso durante los días de más calor y revisar bien las partes fundamentales del coche antes de acercarse a la ITV. Y retrasar la cita, si la ficha técnica deja margen para hacerlo.

Éstas son las partes del vehículo que más cambios experimentan durante el verano:

  • Los frenos: Por encima de los 30 grados, los discos y las pastillas de freno pierden capacidad de refrigeración y pueden deformarse.
  • Los neumáticos: Con las altas temperaturas es más fácil que los neumáticos pierdan algo de aire.
  • El aceite: Cuanto más alta sea la temperatura, mayor será la intensidad de evaporación de los líquidos del coche.
  • El motor: La disminución del oxígeno del aire, como consecuencia de las altas temperaturas, empeora la combustión en los cilindros.
  • La batería: Las temperaturas altas aceleran el proceso de envejecimiento de las baterías.
  • Los limpiaparabrisas: Tanto el calor como el frío deterioran las escobillas y empeoran su rendimiento.