Mantente informado
Instalación de cargadores eléctricos exigencia de la UE
17985
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-17985,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive

La Unión Europea exigirá la instalación de cargadores eléctricos cada 60 km

instalacion-cargadores-union-europea-redrive

En el plan de la Unión Europea “Fit for 55” se plantean, entre otras cosas, la instalación de cargadores eléctricos para fomentar la electrificación.

Una de las medidas que ya ha trascendido sobre esta política pasa por evitar que, a partir de 2035, se sigan vendiendo vehículos gasolina o diésel. Así, el vehículo eléctrico tendrá que estar bien asentado, al igual que su infraestructura. Y más teniendo en cuenta la situación de países como España, que continúan a la cola de la electromovilidad a nivel europeo, como demostró el Barómetro de Electromovilidad de ANFAC. Por tanto la instalación de cargadores eléctricos será una medida importante de la UE.

De esta forma, el plan “Fit for 55” quiere alcanzar un 55% menos de emisiones para 2030, y para alcanzarlo, además de la prohibición de venta de vehículos contaminantes, la UE exigirá a los estados miembros que haya una amplia red de cargadores rápidos, lo que supone, a su vez, que haya puntos en las principales carreteras de los países cada 60 km.

Esta nueva política europea tampoco se olvida de los vehículos impulsados por hidrógeno, cuya eficacia ya ha sido probada, especialmente en los de alto tonelaje. Por ejemplo, un camión de hidrógeno fabricado por Hyundai ya ha sido capaz de recorrer más de un millón de km en Suiza. Por ello, el organismo europeo también propondrá la obligatoriedad de una hidrogenera cada 150 km.

Todas estas medidas están enfocadas a un objetivo común: convertirse en el primer continente en lograr cero emisiones para el año 2050. La intención es firme, ya que estas medidas se aprobaron el pasado 14 de julio, y si se comparan con anteriores objetivos, la diferencia es notable. En otras ocasiones se habían acordado metas que dibujaban una reducción del 37,5% de los coches con motores convencionales (gasolina y diésel), y del 31% para las furgonetas para el año 2030.